martes, 2 de octubre de 2007

REFLEXIONES A LOS POSTRES SOBRE LA FERIA 'ANDALUCÍA SABOR'

Ahora que la feria 'Andalucía Sabor' aún está fresca, el Viajero reflexiona en voz alta acerca de algunas de las circunstancias de la organización de esta feria y otros detalles sobre su desarrollo. De entrada, debe interpretarse como una excelente noticia la organización de un certamen en Sevilla que ponga en el escaparate la industria agroalimentaria y, en menor medida, la cocina andaluzas. Chapeau a los promotores de la idea, en la confianza de que pueda consolidarse como modesta alternativa en el Sur de España a 'Alimentaria' o a 'Salón Gourmet'. Otra cosa será el coste que haya tenido para las arcas públicas, concretamente para la Consejería de Agricultura y Pesca. Ahora bien, no deben pasarse por alto algunas circunstancias manifiestamente mejorables para próximas ediciones (la próxima se anuncia para 2009). De entrada, llama la atención la gran cantidad de cocineros catalanes participantes, que han gozado de un extraordinario protagonismo en el congreso de alta cocina desarrollado en paralelo bajo el título 'Tres culturas, dos mares'. Quizá ello sólo se explique, al margen del carácter 'galáctico' de algunos de los representantes de la cocina catalana (como Ferrán Adrià), por el hecho de que la secretaría técnica corriera por cuenta de una empresa barcelonesa (Grup GSR Produccions de Gastronomía). No obstante, Andalucía estuvo bien representada en el comité técnico del congreso en las personas de Dani García ('Calima', Marbella), Ángel León ('A Poniente', El Puerto de Santa María) y Pedro Robles ('Casa Robles', Sevilla). De todas formas, llama la atención que Carme Ruscalleda (restaurante 'San Pau', Sant Pol de Mar, Barcelona) haya sido la persona elegida para impartir una lección sobre productos del cerdo ibérico. ¿No hay ningún cocinero en Andalucía que sepa tanto como la cocinera barcelonesa? ¿O nadie de Jerez para hablar de los vinos olorosos, en lugar del representante de un restaurante... gerundense? Mensaje con acuse de recibo para la organización. Sería un detalle que para la próxima edición habilitara una cuenta corriente en una entidad financiera con presencia nacional (en lugar de trabajar exclusivamente con Caixa Penedés) para formalizar los ingresos de los interesados en participar en el congreso de gastronomía. ¿O imaginan acaso que una empresa sevillana organizara un certamen en la Fira de Barcelona y la entidad con la que trabajara fuera Cajasol...?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

seran lo que seran los catalanes pero nos han vuelto a dar una lección. ¿por que a ningun brillante empresario andaluz le dio por montar una feria asi antes?

Anónimo dijo...

anónimo estás más anticuado que Fibes. Está mu visto ya poner a los catalanes como los más avanzados y a los andaluces como los catetos.

Anónimo dijo...

¿Sabe el viajero invisible que treinta restaurantes sevillanos organizaron unas jornadas paralelas a Andalucía Sabor en sus respectivos locales? Pues ha sido un éxito rotundo y sin un duro oficial. Patrocinios privados para unas jornadas basadas en el lema "Dos Mares y Tres Culturas". Éxito total. Y, lo que es mejor: por primera vez treinta restauradores se han puesto de acuerdo sin patronales ni otras zarandajas.

Gracias, Horacio Mangas.

José Luis Matarrese dijo...

Pero ¡Sabor! que hay en Andalucía, compañero viajero; con motivo de la reciente inauguración del servicio de la empresa de transporte turístico del empresario sevillano, y común amigo, Enrique Ybarra, en Washington D.C., y por razones personales, llevo más de una semana a este lado del Atlántico, y ya hace dos días que acabe con el último blíster de jamón serrano que me arriesgue a pasar por la frontera –la cosa no está para muchas bromas por acá- y ya estoy de ensaladitas, perritos, fideítos chinos y pescaditos crudos hasta la coronilla. Cómo echo de menos el salmorejo de mi querida abuela.

En cualquier caso, respecto a tus apuntes sobre “Andalucía Sabor”, y desconociendo las particularidades -no he podido pasar por la muestra-, no me parece fuera de orden que traigamos a los “primeros espadas” de las gastronomía nacional, para hablar de Nuestros Productos y Nuestra Gastronomía. De esta forma, no solo mejoramos la capacidad de penetración de nuestra gastronomía de Despeñaperros para arriba, sino que además se debería haber provocado una mayor difusión mediática del acontecimiento –cosa que no sé si los organizadores habrán sabido aprovechar-. En cualquier caso, y como tu dices, sí que me parece obligado haber reunido a la “plana mayor” de la gastronomía andaluza en torno a la muestra para garantizar esa Esencia y ese Sabor Andaluz por todos sus rincones. De esta forma además podrían surgir sinergias interesantísimas entre el Norte y el Sur, y hasta unas “minis - Andalucía Sabor!”, en la que Agricultura y Turismo fuesen de la mano, por todo el territorio nacional, y auspiciados por esos “primeros espadas”. Hay que hacer producto y marca.

Respecto a los apuntes que haces de Caixa Penedés y de Grup GSR Produccions -una vez más, desconociendo los por menores, que, en muchos casos, se convierten en “por mayores”- si que opino que es irrenunciable. Particularmente, considero que los andaluces, tanto los públicos como los privados, deberíamos ser un pelín más “nacionalistas”, pero en el buen sentido de la palabra y sin mecheros... Uf, uf, que me pierdo, por ahí no sigo.

Me gustaría despedirme, compartiendo una duda en este foro por si alguien me pudiese aportarme algo de luz. Como os decía al principio, llevo ya unos días por el D.C. y es impresionante la magnitud y la velocidad de operación del negocio turístico aquí, pero lo mejor es que lo consiguen con unos recursos más que discutibles, muy poco diferenciados y, hasta cierto punto, fácilmente reproducibles, si se dispone de contenidos, terrenos y presupuesto –ojo, todo esto no es más que la opinión personal de quien se considera afortunadamente provinciano-; hay que reconocer que de cualquier cosa hacen aquí un museo. Ayer, por ejemplo, estuve en el de la aviación y el espacio; sin desmerecer, hasta de la chatarra espacial han hecho uno. Mucho artefacto raro envuelto en papel Albal -al más puro estilo de nuestro típico bocadillo “semanasantero”-, en lo alto de un pedestal y listo, ya tenemos un nuevo museo. Eso si, “merchandising” por un tubo: gorras, camisetas, peluches con traje espacial; a cualquier mamarrachada –en el buen sentido- le ponen el logo de la Nasa y a hacer dólares. Marca, marca, marca. ¡¡¡Qué no harían con una catedral como la de Sevilla, con un coto como el de Doñana, con un Flamenco, o con una gastronomía como la andaluza!!! ¿A qué estamos esperando?, ¿a qué lo hagan ellos? Gracias, Enrique, por presentarles “batalla” en su terreno y no esperarles en el nuestro. Por mi parte, estoy intentando llevarme para allá algo más que gorras, camisetas y peluches con traje espacial.

elviajeroinvisible dijo...

MUCHAS GRACIAS,
POR TU COMENTARIO LO COMPARTO COMPLETAMENTE.

 
Web Analytics by Controlia