lunes, 28 de septiembre de 2009

EL HOTEL AYRE SEVILLA RECORTARÁ PUESTOS DE TRABAJO

Malos tiempos para la hotelería sevillana. La nueva propiedad del antiguo Occidental Sevilla (hoy Ayre Sevilla) ha iniciado su desembarco en la ciudad con una decepcionante tarjeta de presentación. La cadena Fiesta Hotel Group, controlada por el ex ministro del PP Abel Matutes, recortará puestos de trabajo en el emblemático establecimiento sevillano con el pretexto de amortizar algunas plazas, un ardid legal que le permitiría esquivar la obligación de indemnizar al afectado con 45 días por año trabajo y abonarle sólo 20. Según ha podido conocer este blog en fuentes sindicales, la compañía ya ha preavisado a algún significado trabajador que tiene previsto prescindir de sus servicios en una fecha aún por determinar. Por desgracia no es la única noticia que está provocando un serio descontento entre el personal. En un intento de equipararlo a otros establecimientos de la cadena, Fiesta Hotel Group también ha comunicado a la plantilla sevillana que a partir de ahora no podrán desayunar en el hotel (sólo tendrán derecho a un café), un servicio adquirido por los empleados en 1992. También se ha resentido la comida de los empleados, al tiempo que la merma de plantilla en recepción está deteriorando sensiblemente el servicio y las primeras hojas de reclamaciones de los clientes están empezando a llegar. Todos estos recortes constituyen un serio ataque a la línea de flotación del objetivo de permanente búsqueda de la excelencia en la calidad del servicio que el competente Arturo Serra ha tratado de conquistar -con notable éxito- en la trayectoria de este cuatro estrellas abierto con motivo de la Expo 92. Por lo que se ve, la cuenta de resultados pesa más para Fiesta Hotel Group que prestar una buena atención a la clientela. Habrá que ver cuál es la factura que le pasará esta estrategia a largo plazo.

7 comentarios:

Jose Luis Sanchez Rubio dijo...

Lo que no comprendo, por que cuando se compra un Hotel, no se tiene en cuenta lo mejor que tiene éste: su personal. Lo facil es despedir. Lo dificil es realizar una tarea de adaptacion a la nueva compañia, incentivos y sobre todo tener una actitud positiva que ayude a motivar al personal para que éste rinda el doble.
Por qué el Sr. Matutes no construyo un Hotel nuevo, con personal nuevo y empezar de cero. Asi, podria imponer las normas que quisieran.
Y lo del café es muy fuerte! despues seguro que el personal tendra que llevarse su ropa.
Para ser empresario hotelero el Sr. Matutes, que poca idea tiene. Si confiara en su departamento de recursos humanos para adaptar al nuevo personal, seguro que las cosas empezarian muy bien.
El personal estara preocupado, pero nosotros deberiamos de estarlo mas y no se deberia consentir

JOSE ANTONIO dijo...

Las empresas son las personas que la conforman... y lo que diferencia un hotel de otro es el buen hacer de sus empleados.
Que lastima despreciar tanto "savoir fair" y tanto capital humano.
Animo y suerte a todos los compañeros que se queden en el paro.

ROCIO dijo...

Ya me lo avisaron contratadores al saber que Ayre compraba Occidental Sevilla. Según dicen la estrategia que siguen en las nuevas adquisiciones es la de echar a los jefes de departamente que más cobran y contratar personal más barato, a parte del recorte de personal en todos los departamento. Es una pena que el trabajo que han desarrollado profesionales durante tanto tiempo se venga abajo de un plumazo

El Monosabio dijo...

Parece ser que desde hace algún tiempo, hay una tendencia desde las Centrales Corporativas consistente en, según palabras de alguno: "Centralizar el talento".
(Cada uno que lo interprete como quiera...) ...pero me querían hacer entender que se trataba de tener a "los cerebros" en la Central y en los hoteles a personal joven, con ganas y a bajo coste.

Mi opinión es que se trata de un grave error (allá cada cual). Una empresa de servicios hay que gestionarla desde el lugar donde se presta el servicio, no desde una oficina de un polígono industrial. La pérdida de visión del negocio nos hace miopes a la realidad del mercado y sólo nos queda tomar decisiones desde los ratios que nos vuelca el amigo "excell".

En esta época que vivimos del 2.0, el 3.0, etc.etc. y en un mercado de rentabilidad decreciente, el cliente sólo está dispuesto a pagar algo más si hay un gran valor añadido detrás del producto.

Muchos escogemos ya los hoteles cuando viajamos en función de las críticas de viajeros que se encuentran perfectamente actualizadas, no en función de que me suene la cadena o de que hayan hecho una magnífica campaña de publicidad.

En un hotel buscamos ubicación, instalaciones y SERVICIO (no necesariamente en este orden), por lo que el talento debe estar en Primera Línea, no a 500 Km.

¿Qué fideliza más, una tarjeta de puntos (una de tantas) o el personal que te soluciona los problemas, se sabe tu nombre y el de tu mujer y siempre te guarda la habitación que más te gusta?

Daniel Rodríguez dijo...

Estimados contertulios: Muy bien los razonamientos expuestos y la teórica, pero lo que cuentan son los resultados que por lo que se mueve la empresa privada. Cuando AYRE compra y OCCIDENTAL vende es por que la GESTION de la última ha llegado a su fin y o no ha sido consistente ni adecuada o simplemente ha acabado su ciclo.
La propiedad, o gestora, es quien decide la estrategia y objetivos a cumplir. Entre estos el económico es el primero a considerar, nos guste o no, y siempre que las medidas se tomen dentro de la legalidad poco podemos objetar. El tiempo dirá, y la nueva compañía decidirá si la nueva estrategia de gestión es equivocada o errónea.

luisa dijo...

en el hotel ayre cordoba el que no sige hasta ahora es el director, creo que lo lleva el director de ayre sevilla, menos mal.....

luisa dijo...

no puedo opinar sobre el hotel ayre sevilla, pero si del ayre cordoba, del cual tambien se han hcho cargo esta empresa. Al director del hotel lo han despedido ya, y se estan haciendo algunas reestructuraciones del trabajo, segun tengo entendido. He de decir que la verdad ahi si se necesitan hacer algunos cambios, ya que hay personal que se lleva el sueldo por la cara, habria que empezar por los jefes de departamento, bueno no todos, restaurante, recepcion y pisos, son los peor gestionados, restaurante hay 4 o 5 maitres, increible, recepcion algunos son poco agradables, y pisos, las instalaciones y habitaciones estan bastante dejadas y poco limpias, desde hace un par de años o tres, se ha ido degenerando bastante, tambien influye el trabajar con empresa de servicios, hay gente profesional y gente que no lo es, los suyo es tener personal por contrato que se conozca su trabajo. Como no modifiquen las cabezas responsables este hotel no volvera a ser el de antes....

 
Web Analytics by Controlia