jueves, 22 de mayo de 2008

¡QUE ALGUIEN QUITE ESA LONA AZUL DE AHI...!

Con frecuencia criticamos desde esta ventana la desidia de las administraciones públicas en el mantenimiento y conservación de los edificios históricos. Esta vez debemos sacarle la tarjeta amarilla al Cabildo Catedral. Me explico. Resulta sencillamente impresentable que se haya utilizado una gran lona azul para -entiendo-cubrir alguna vidriera en mal estado o en proceso de restauración. Si usted va andando hacia el templo metropolitano desde la Puerta de Jerez le llamará la atención, cuando se encuentre a la altura del Archivo de Indias, un 'lienzo' de color azul en la zona de la cilla catedralicia, las dependencias que se utilizaban antaño como granero. Es una bofetada sin mano al buen gusto el uso de ese paño para tapar una zona ciertamente visible a los ojos de los que nos visitan. Es una verdad como un puño que la promoción del destino empieza en el propio destino y, en este caso, el Cabildo Catedral ha demostrado escasa sensibilidad. ¿Tan costoso hubiera sido haber encargado una lona que reprodujera el motivo que precisamente oculta en lugar de esa tela azul? Desde luego, si en esta ciudad existiera una comisión de estética turística como años atrás se demandó, esa lona tendría los días contados.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

mu gena foto-denuncia. Me estoy imaginando al japones de vuelta a su pais invitando a sus amigos a su casa a ver las fotos de su viaje a sevilla y, de pronto, sale este adefesio, je,je, je... Con la iglesia hemos topado, amigo viajero.

Anónimo dijo...

Y yo pregunto: ¿La Comisión Provincial de Patrimonio no tiene velas en este entierro?

Chandalucía dijo...

¿Os acordáis del concurso que convocó Cajamadrid para un asunto como el que nos ocupa? Pusieron el lagarto de la Catedral con un diseño modernito, pero la lona no cumplió su misión demasiado tiempo. ¿Qué pasó con aquello?

Desde luego, debe haber un término medio entre aquellos fuegos de artificio y la poca consideración que han tenido con ese parche azul. Ya no es ni siquiera por interés turístico, sino porque nos enseñan a que respetemos a los mayores y la Catedral lleva con los sevillanos cinco siglos.

 
Web Analytics by Controlia